Volantes y certificados

2 junio, 2015

Numero_orden

Uno de los cambios introducidos en la recién publicada Resolución de marzo de 2015 es el que afecta al modelo para emitir los Volantes y Certificados de Empadronamiento, ya que se propone un modelo orientativo (apartado 8.1.1) y se suprime el texto de la antigua resolución de 4 de julio de 1997 en la que se decía que “Los Ayuntamientos que pretendan utilizar formularios distintos deberán someter los correspondientes modelos a la homologación de su respectiva Sección Provincial del Consejo de Empadronamiento”.

Además, en relación a su emisión, se expresa:

Las certificaciones o volantes podrán referirse sólo a una o a la totalidad de las personas inscritas en un determinado domicilio. No deben expedirse estos documentos para varias personas cuando no comprendan a todos los habitantes inscritos en el mismo domicilio

Asimismo,  para la expedición de certificaciones y volantes comprensivos de la totalidad de las personas inscritas en un mismo domicilio deberán adoptarse las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de lo previsto en la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal en lo relativo a disponer del consentimiento de los interesados para la cesión de los datos padronales. En caso de no disponer de dicho consentimiento, únicamente podrá hacerse constar en el certificado o recogerse en el volante el número de personas inscritas

Analizando de forma literal los dos anteriores párrafos, la normativa incide en que deben contemplarse a las personas inscritas (NO a las que residen), y bajo mi punto de vista, aquí el matiz es importante, ya que en aquellos casos en que se esté cursando la baja de algunos de los inscritos, ya no será posible expedir un certificado o volante colectivo con los datos de todos los residentes. En este caso solo podrán expedirse facilitando el nombre del interesado y el número de personas inscritas en el domicilio, hasta que no queden resueltas las bajas.

Personalmente,  siempre me ha resultado extraño no excluir de esta norma aquellos casos en los que se están tramitando las bajas de los anteriores residentes, ya que los Ayuntamientos tienen mecanismos muy claros para diferenciar estas situaciones, en primer lugar porqué no existe una autorización previa  (ya sea porque los que vienen a residir son los nuevos propietarios, nuevos inquilinos o en su caso tienen la autorización de uno de los residentes para empadronarse en esa vivienda) y en segundo lugar porque dudo del valor que pueda aportar esta información al destinatario final del documento, ya que en muchos casos lo se pretende es acreditar las personas que residen en una vivienda y no el número de personas en ella, caso este último que probablemente, cuando fuese esta la finalidad, facilitaría una información incorrecta al destinatario.

Aunque en distintas sesiones del Consejo de Empadronamiento y en concreto en la de 30 de junio del 2010 se daba respuesta a diferentes consultas recibidas en este sentido,  ya  se preveía que esta puntualización iba a incluirse en la actual Resolución, aunque se ha trasladado  transcribiendo a  “los residentes” o  “los que allí viven“ por inscritos (copio extracto del acuerdo tomado en dicha sesión):

El Ayuntamiento NO está facultado para certificar quiénes son los componentes de una familia y, además, deberá adoptar las medidas pertinentes para que, cuando se le solicite una certificación de todos los residentes en una vivienda, la certificación comprenda precisamente a todos los que allí viven y no sólo a una parte de ellos.

En dicha sesión, (no trasladado a la nueva resolución),  se añadía que para los casos en que se estuviese tramitando la baja de las personas que ya no residen en ese domicilio, se podía hacer constar, a instancia de los nuevos empadronados y en  el apartado “observaciones” de la certificación, esta circunstancia.

A mi modo de ver lo que se busca al regular el ámbito de actuación para este tipo de certificaciones colectivas es evitar que los Ayuntamientos realicen certificaciones sesgadas, en las que pretendan acreditar circunstancias como la unidad familiar o económica, conceptos que no siempre van de la mano y que sobrepasan los límites de la información contenida en el Padrón de Habitantes, pero en mi opinión la normativa debería haberse ceñido a estas casuísticas.

Como siempre, estaré encantada de contar con vuestra opinión.

Compártelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *