Archivo de la categoría: Nombres y Apellidos

Partículas de los apellidos

Imagen_particulas

¿Por qué en el Padrón de habitantes, a diferencia de otros modelos de datos que maneja la administración, existe el campo partícula del primer y segundo apellido y cuál es su propósito?

La justificación la encontramos en la Orden de 11 de julio de 1997 en la que se expone que: “La identificación-ordenación de los habitantes por nombres se ve muy dificultada por la presencia de partículas de unión entre apellidos o al principio de cada de cada uno de ellos”   tras lo cual, se instruye lo siguiente: “Las partículas de los apellidos deberán ser eliminadas e incluidas en sus respectivos campos”

Además, en esta misma normativa,  se concluye que,  INDALO (proyecto que perseguía la normalización del intercambio de información entre las Administraciones Publicas intentando ser el marco de referencia global), identificaba las siguientes partículas: DE, DEL, DE LA, DE LOS, LA, LAS, LOS, VAN, VD, TEN, advirtiendo que dicha relación podrá ser incrementada a indicación del INE.

Bajo estos preliminares, desde mi punto de vista acertados en cuanto al propósito, me asalta la duda del porqué de una lista limitada de partículas, entendiendo que en el caso de querer ordenar alfabéticamente apellidos que llevan artículos, preposiciones o contracciones, es difícil aplicar una lógica que permita establecer una diferencia entre la escritura de un apellido como “De Las Heras” respecto a “De Los Santos” y más complejo puede resultarle a alguien que no conozca dicha norma,  la búsqueda de uno u otro apellido en una posición determinada en un lista alfabética.

La Real Academia Española, se ocupó, hace ya algunos años, de elaborar una serie de recomendaciones acerca de la forma de escribir y ordenar alfabéticamente los apellidos:  “La ordenación alfabética de los apellidos que llevan artículos, preposiciones o contracciones minúsculas, se rige por la norma que establece que no se incluirá en el apellido ningún elemento que originariamente no forme parte de él, salvo que se hubiera fusionado, aunque  este criterio puede variar según el origen y la historia de los apellidos”

También, José Martínez de Sousa, en su Diccionario de ortografía técnica, (Madrid, Fundación Germán Sánchez Ruipérez/Pirámide, 1987, pág. 34) escribe: «En español y portugués se posponen todos los conectivos, sean o no de origen nobiliario (d’, de, da, del, de las, de los, del, das, dos, etc.)

Tras esta breve exposición y en mi opinión, si se ha decidido trabajar con partículas desasociadas del primer y segundo apellido, es necesario ampliar la lista, no siendo de extrañar que algunas corporaciones hayan optado por incluir partículas adicionales a la lista inicial, que les permiten clasificar de una forma más lógica este tipo de datos.

Compártelo