Archivo de la categoría: Documentación electrónica

Trámites padronales por Internet

telematicoA raíz de la consulta que me trasladaba una ciudadana a este blog, asociada a un artículo anterior, y que transcribo seguidamente:

Nos queremos empadronar en la comunidad de Castilla la Mancha pero en el Ayuntamiento me dicen que yo no puedo gestionar el empadronamiento de mi marido, el cual no puede ir físicamente por motivos laborales. ¿Puedo yo, con su Dni y autorización escrita, empadronarle o se pueden negar?

Y aunque el alcance de este blog no pretende ir más allá de la reflexión, de la opinión y difusión de las respuestas a las cuestiones que se presentan en el día a día a través de nuestra línea de atención al cliente, voy a opinar como siempre, dándole un giro a la pregunta ¿Podría mi marido empadronarse por Internet sin necesidad de acudir a las oficinas del Ayuntamiento?

Debo destacar que son pocos los Ayuntamientos que ofrecen trámites telemáticos en sus Sedes Municipales en relación a altas o modificaciones en el padrón y, en consecuencia, están restringiendo la posibilidad de que los ciudadanos se relacionen con las Administraciones públicas por medios electrónicos, tal como quedaba redactado en la Ley 11/2007 y posterior Ley 39/2015.

En la Resolución de 16 de Marzo de 2015 sobre instrucciones técnicas en materia del Padrón Municipal, únicamente se hace mención a un tipo de trámite electrónico (El apartado 8.1.1, en su último párrafo, dispone que: “Los volantes y certificados de empadronamiento podrán ser solicitados y, o expedidos por medios electrónicos”), con lo cual, dicha resolución no se pronuncia sobre la posibilidad de poder llevar a cabo otros trámites por estos otros medios.

Este tema, trasladado al Consejo de Empadronamiento y tratado en la sesión de 25 de junio de 2015 y 28 de junio de 2017 respectivamente, resuelve a favor de estas prácticas, excluyendo las renovaciones por parte de los ENCSARP para los que se considera que han de ser en forma presencial a través de las oficinas municipales.

En muchas de las Sedes Municipales se facilita información sobre los trámites y documentación necesaria para realizar el empadronamiento  e incluso en algunas de ellas se facilitan los formularios para, previamente cumplimentados, presentarlos físicamente en las oficinas de atención al ciudadano sin posibilidad de presentarlos telemáticamente, lo cual no deja de ser, desde mi punto de vista, bastante anacrónico (siendo optimista, disponer de un formulario es un paso más).

Por tanto y atendiendo a la cuestión que motivaba el desarrollo de este artículo, el Ayuntamiento en el que esa ciudadana quería empadronar a su marido sin necesidad de que se personase en el mismo y aportando su autorización y DNI, debería ser posible a falta de disponer de un  trámite electrónico que lo permitiese.

¿Para cuándo dispondremos de estos trámites en nuestras Sedes? ¿Nos animamos?

Compártelo

Volantes y certificados firmados electrónicamente

Libro_movilRecientemente hemos incorporado en el Padrón de Habitantes la posibilidad de firmar electrónicamente los certificados, volantes u otros documentos solicitados por el ciudadano u otras administraciones a través de este, ampliando la ya existente posibilidad de obtenerlos o solicitarlos por medios telemáticos, a través de la Sede.

Para los casos en que dichos documentos deban imprimirse, el artículo 27 de la Ley del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones públicas, dice lo siguiente:

“Las copias en soporte papel de documentos electrónicos requerirán que en las mismas figure la condición de copia y contendrán un código generado electrónicamente u otro sistema de verificación, que permitirá contrastar la autenticidad de la copia mediante el acceso a los archivos electrónicos del órgano u Organismo público emisor”

Y aunque en la Resolución de 16 de marzo de 2015 sobre gestión del Padrón Municipal se establece que el volante de empadronamiento no requiere la firma de ningún funcionario o autoridad municipal, hemos optado por incluir la posibilidad de añadirle la firma  o sello de Entidad.

El Código Seguro de Verificación (CSV) permitirá que cualquier destinatario del documento pueda contrastar, en línea, la autenticidad de esa copia impresa en papel mediante el cotejo del documento electrónico original a través de la Sede Electrónica del Ayuntamiento, ya sea mediante este código o usando un lector de código QR (en nuestro caso). Además, la firma de Entidad permitirá  verificar que quién lo emitió es el Ayuntamiento al que se refiere el empadronamiento y que en consecuencia y de forma implícita, no estamos ante una página de suplantación de identidad.

Si analizamos la fórmula utilizada hasta ahora en su versión tradicional, observaremos que existe una gran diferencia respecto al circuito descrito, ya que si antes no era necesario guardar los originales de esos documentos, ahora, y para el cometido que se le pretende, si será necesario hacerlo.

Dada la efímera vida de este tipo de documentos (su validez es de tres meses tras su expedición), se valoró la posibilidad de no guardarlos y ante una petición de validación por un tercero, generar el documento, (validando no superar la fecha de caducidad planificada) y, en consecuencia, construir una “foto” con los mismos datos que se facilitaron previamente al peticionario. Téngase en cuenta que en el Padrón de Habitantes es fácil reproducir el “momento” dado que se conserva fielmente el histórico de los habitantes y viviendas, además de ser un requisito en diferentes procesos de comunicación con el INE.

Aunque la estrategia era clara con respecto a los volantes, no lo era para el resto de documentos que debían ser firmados por un funcionario ya que en este caso la reconstrucción no tenía sentido si carecía de la pertinente firma y además, como ya he mencionado en artículos anteriores, los Certificados del Padrón de Habitantes no pueden ser expedidos por sistemas desatendidos tal como lo recoge la normativa vigente.

Habida cuenta de que este tipo de documentos, por sus antecedentes y su corta vida solo servirán en la que, en conceptos archivísticos, se conoce como la fase activa de su ciclo de vida, hemos considerado no otorgarles más utilidad que la descrita y por tanto no asociarlos a expediente o serie documental alguna, con el propósito de que una vez almacenados y agotada su vigencia, se puedan eliminar de forma automática.

Así mismo y para agilizar el circuito en la entrega de los certificados, próximamente dispondremos de la posibilidad de obtenerlos, una vez firmados, a través de la carpeta del ciudadano de la Sede municipal.

Espero que llegue el día en que el matiz que se le otorga al volante en relación al certificado desaparezca ya que a nadie acaba de convencer la diferencia por las connotaciones que claramente se le entreven, y que en un futuro próximo podamos hablar de un solo tipo de documento sin distinción ni matices.

Compártelo

Padrón de habitantes ¿Administración sin papeles?

sinpapelesMe resulta curioso que, en relación a la publicación de la Ley  39/2015 de Procedimiento Administrativo Común,  y a través de los artículos, ponencias y debates que está generando su próxima entrada en vigor,  sean tan escasas las alusiones al padrón de habitantes, intuyendo que como al resto de procedimientos administrativos, se le prevén las mismas afectaciones.

Teniendo en cuenta que el padrón de habitantes genera un volumen nada despreciable de documentación, que además, en el caso de las hojas padronales es preciso conservar durante al menos 100 años, sería de esperar que, en este ámbito, fuera una de las principales inquietudes de la administración local, de forma que estuviésemos preparando el escenario para cumplir uno de los principios básicos de la ley:  garantizar la autenticidad, integridad y conservación de la documentación y preservarla a través de medios o soportes que cuenten con las medidas de seguridad necesarias para cumplir el Esquema Nacional de Seguridad (ENS).

En la última resolución en materia padronal  de fecha 30 de enero de 2015, publicada 9 meses antes que la Ley 39/2015,  se indicaba lo siguiente:

Esta documentación aportada por los vecinos que el Ayuntamiento debe conservar podrá ser mantenida bien en su forma original o bien mediante “reproducciones de las mismas den forma que se garantice su autenticidad”.

Está, por tanto, prevista reglamentariamente la posibilidad de conservar la documentación padronal en forma de ficheros ópticos o electrónicos “siempre que quede garantizada su autenticidad, integridad y conservación”

Bajo mi punto de vista, se pone en un segundo plano la gestión electrónica de la documentación, con un enfoque poco acertado, cuando claramente debería ser un requisito obligatorio, debiendose instruir que la conservación en papel debería quedar restringida a casos muy puntuales y con una fecha de caducidad.

¿Qué vamos a hacer con la documentación del padrón de habitantes?

En el camino que nos queda por recorrer, nos gustaría que el Consejo de Empadronamiento, además de resolver de forma puntual las consultas que se le trasladan, tomara la iniciativa en el impulso y difusión de buenas prácticas en esta materia y de forma escalonada en todas las que inciden en el cumplimiento de la 39/2015, entre otras.

Actualmente, la mayoría de aplicaciones son capaces de capturar y guardar documentación, pero probablemente deberíamos seguir estrategias comunes que permitiesen reducir el esfuerzo individual,  trabajando en la redacción de las singularidades, por ejemplo y para el caso que nos ocupa,  especificando recomendaciones en cuanto a la clasificación archivística de la documentación, sus calendarios de preservación, sus metadatos, las características de digitalización, etc.

Se me ocurren muchas preguntas en relación a la documentación del padrón, tanto en lo que se refiere al  expurgo de la misma (véase volantes, certificados u otros documentos generados para el ciudadano) como a la necesidad de almacenar ciertos documentos, teniendo en cuenta que en algunos de los errores / incidencias que se reciben del INE, es necesario acudir a esa información (véase por ejemplo el error 51, 53 y 55, entre otros), etc.

No tengo ninguna duda de que aunque este es mi primer artículo en referencia a la documentación del padrón, retomaré el tema en un futuro próximo.

Compártelo